Leyenda del Cristo de la Sangre


 

Cristo de la Sangre 1

El escritor malagueño Diego Vázquez Otero cuenta que, estando unos pescadores en el mar, efectuando su diaria tarea de pesca, saltó una borrasca que llevó a la jábega mar adentro desde donde no podía divisarse ni tan siquiera el contorno de las playas, ni monte alguno de los que circundan la ciudad. El patrón, a pesar de ser hombre experto en estos trabajos, no podía dominar la embarcación a la cual cubrían las olas de forma tenebrosa, mientras en el cielo aparecían negros nubarrones que hacían temblar de miedo a los jabegotes. Los momentos eran dramáticos y viendo aquellos hombres que el naufragio se acercaba irremediablemente imploraron la misericordia de Dios y el perdón divino, resignándose  a morir como buenos cristianos. Muchas horas de pánico llevaban aquellos pescadores y ya las fuerzas le iban faltando cuando vieron abrirse entre las nubes un rayo de sol. Esta claridad, bella y extraña a la vez, daba justo en un punto de las aguas revueltas y sobre éstas, la imagen de un Cristo crucificado flotaba entre las olas. El patrón, haciendo un gran esfuerzo, dirigió la embarcación hacia ese punto, y mientras la pequeña nave se iba acercando disminuía la borrasca por completo y el mar se quedaba completamente sereno. La tripulación, dando gracias al cielo por el favor recibido, recogió la imagen, pero cual no sería la sorpresa de estos hombres cuando contemplaron cómo de la herida del costado de Jesús brotaba la sangre lentamente.

Cuando la embarcación llegó al fin a la playa, se encontraban en ella los familiares de los pescadores que, asustados por la fuerte tormenta, se había acercado hasta allí con la angustia y el temor de que la embarcación hubiera zozobrado. Al principio no comprendía lo que ocurría y pensaban que era un hombre herido lo que traían entre ellos, esa era la impresión que daba la imagen, pero al comprobar cómo brotaba sangre del divino costado, todos cayeron de rodillas ante el milagroso hecho que estaban presenciando.

Vázquez Otero cuenta que desembarcada la sacra efigie, en medio de un gran silencio, fue trasladada por todos a una capilla que existía en aquellos alrededores. Este autor malagueño debía de referirse a una ermita cercana existente entre el Cerro de San Cristóbal y el monte Gibralfaro, en donde estaba establecida pro aquel entonces la Orden de la Merced.

 

 

lapesc48

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jueves Santo, Leyendas y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Leyenda del Cristo de la Sangre

  1. Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestra guia de blogs http://www.mujerbelleza.es ; Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s