Pregón Semana Santa 2011


También podéis leerlo:

Teatro Municipal Miguel de Cervantes

Sábado 9 de abril 2011

Presentación del pregonero por D. Agustín del Castillo Cambló, pregonero de la Semana Santa 2010

Buenas noches cristianos y no cristianos.
Os recuerdo que a Cristo ay muchas personas que desean hacerlo desaparecer, para no tener en cuenta que nunca ha habido nadie como Él, que haya hecho tanto bien a todos. ¡Nunca!

Excmo. y Reverendísimo Señor Obispo de Málaga.
Excmos. Señores, Presidente y miembros de la Junta de Gobierno
de la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga.
Excmo. Sr. Alcalde de Málaga.
Dignísimas autoridades religiosas, civiles y militares.
Queridos malagueños que hacéis posible la Semana Santa.
Señoras y Señores.
A todos buenas noches.
Uno de los nuestros va a decir al mundo entero como es el Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús —el de Nazaret— en el Espacio de la Felicidad, que es como yo nombro a Málaga.
No lo duden, confieso que a pesar de mi edad estoy ruborizado, como cualquier niño, ante su personaje favorito.
Que situación, la de hoy. Tengo que presentar a quien, sin decir nada, ya me ha presentado a mí.
Presentar al pregonero que lo es, asiduamente, de las gentes y cosas de Málaga y de forma especial de su Semana Santa, de la Semana Santa de todos.
¡No me negaran que es peculiar!
Para mi, ésta presentación del Pregonero de la Semana Santa 2011 de mi Málaga, forma parte del premio que recibí, junto al nombramiento para serlo yo, el pasado año 2010.
Es una nueva oportunidad para dirigirme a todo el mundo, en este singular lugar de encuentro cofrade malagueño, el Teatro Cervantes. Todo él parece estar ideado para dar a conocer, un poco más, cada año la bendición y el premio que Dios nos da en Semana Santa.
Que gran honor es hablar alto de nuestra Semana Santa. La del Amor infinito. Recordando su Pasión, la de Jesús, para comprender el triunfo sobre la muerte, la Resurrección.
No olvidemos nunca que el fundamento de éste espectáculo es obra de Dios. Su Pasión sufrida por amor a la humanidad. Es una obra intemporal que describe la situación actual con imágenes de antaño.
Lo explicamos siempre con esa verdad, no podemos mentir. Sin ella y sin la Fe, no se puede comprende la verdadera dimensión de nuestra Semana Santa. La única capaz de dar la luz, el sonido, el olor y el contacto de lo autentico y puro malagueño.
Presentar a quien siempre tiene presente sus raíces. A quien siempre da testimonio valiente de sus creencias. A quien siempre da ejemplo de humildad y sencillez. A quien se sacude como puede toda la parafernalia litúrgica del mundo de su profesión estando, como está, en la cumbre del espectáculo, no solo es un placer, es también un privilegio.
Muchos datos de su fama e historia se obtienen a sólo dos golpes de clic dados a un ratón. Háganlo, pongan en cualquier buscador Antonio Banderas y verán. Eso hace innecesario contarlos aquí ahora, pues de hacerlo, el pregón lo daría mañana.
Tiene en su haber más de treinta y siete películas en Estados Unidos, veintisiete en España. Varias direcciones de películas y producciones. Ha rodado en su Málaga ¡como no!
Ha sido premiado como mejor actor europeo. Premios Alma. Premio del festival de Cine de San Sebastián. Premios en Broadway. Ha sido galardonado con dos premios Goya y nominado a los Oscar, a los Globos de Oro, a los Tony y a los Emmy. En fin que de esto del cine y del teatro lo hace todo y magníficamente bien.
Sin embargo del hombre al que pertenecen si es oportuno referirse.
Lo habitual, es que el presentador del pregonero no pertenezca al círculo social íntimo del mismo. Por ello también es habitual que ambos, pregonero y presentador, tengan unas entrevistas que permitan al segundo conocer a la persona que tiene que presentar.
Este año no ha podido ser así, lo comprendo. Tan pronto supe quien sería el Pregonero de la Semana Santa de mi Málaga 2011, me puse a imaginar como sería mi encuentro con él. Con el hombre.
Lo veía llegar, traía su sonrisa sincera, sazonada con algo de socarronería irónica. Ella me avisó de la inteligencia de su poseedor.
Me propuse una batería de preguntas, sobre su niñez, juventud, trabajo, fracasos, logros, triunfos, familia, amistad y creencias. Sus penas y amores.
Pronto comprendí que no sería posible ese encuentro, antes de escribir la memoria de esta presentación.
Al poco tiempo, estando meditando que podría decir del pregonero, sentí lo fácil que me resultaría hacerlo. Sólo tenía que contemplar sus hechos, ellos me darían y me han dado la verdad sobre él.
José Antonio, como quiero llamarle y para ello le pido permiso, cumple con aquella clave que se dio para identificar a los cristianos: «Por sus actos les reconoceréis».
Sus actos son claros y consecuentes con sus creencias y devociones.
Siempre son valientes, pues en ningún lugar oculta quien es. Lleva siempre la cabeza alta porque es libre y es libre porque fue enseñado en libertad, tanto en su familia como en su juventud cofrade, con la Palabra de Dios.
Se lanzó, en la primavera de su juventud, desde el teatro ARA, de aquella magnifica persona Dª. Ángeles Rubio Argüelles, en Málaga, a la conquista del mundo. Su equipaje de integridad, libertad y creencias llenaban sus enormes alforjas de ilusión. Pasó su particular calle de la Amargura.
Su éxito le trajo su cruz. Hoy una preciosa cruz de la mejor madera, adornada con fantástica y costosa orfebrería. Enormemente grande y por ello muy pesada, enormemente pesada.
En su caminar, busca constantemente a sus cirineos que son su familia y amigos. Ellos le ayudan siempre a llevarla. Lo hacen con el mismo cariño que reciben del él.
José Antonio Domínguez Bandera es cristiano, cofrade y malagueño ejerciente. Por eso es nombrado Hijo Predilecto de Málaga y su Provincia.
Esta es la persona que se desarrolla en el barrio del Centro de Málaga, más concretamente en las calles de Sebastián Souvirón, San Juan y sus alrededores.
Por allí fue a la escuela y jugaba al fútbol. Le gustaba pero yo no se si lo hacía bien, me refiero al futbol.
En esos lugares del espacio de la felicidad, comenzó a echar raíces y continuó haciéndolas crecer de la mano de su Madre, doña Ana. La Iglesia con torre porticada de San Juan es testigo de sus creencias.
A la Iglesia de San Juan acudía con su madre, coincidiendo muchas veces con su amigo Manolito Picasso, que también acompañaba a la suya Dª. Rafaelita. Manolito y Jóse crecieron juntos y en amistad.
En esta parroquia malagueña de San Juan, están ubicadas las Reales Cofradías Fusionadas, donde el actor es cofrade y Mayordomo de Trono de María Santísima de Lágrimas y Favores, para Ella lo ha hecho todo, hasta ha escrito un himno al que ha puesto música Abel Moreno.
José Antonio, es un hombre que sabe lo que quiere y para conseguir sus objetivos no se ha dado, ni se da, descanso en el trabajo. No estoy hablando solo de su trabajo profesional, no.
Estoy hablando de su compromiso con la sociedad y en especial con la juventud, para la que reclama la ayuda que debemos prestarles. Para ello, propone y colabora en proyectos dirigidos a jóvenes, sean creyentes o no, como por ejemplo el de becas especiales. Es nombrado embajador por Naciones Unidas para la lucha contra la pobreza en el mundo.
José Antonio ha sido distinguido, por causa de honor, en la que fue la España de oro y en la España de aquí, en su tierra. En esas universidades han sabido valorarlo y lo muestran como ejemplo a seguir.
UNICEF le otorga su Medalla de Oro, al igual que la Academia de las Ciencias y de las Artes. También tiene la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. Es Medalla de Andalucía.
La ONU le concedió el Premio Mujeres Unidas por labores humanitarias.
Un hombre sin raíces es nada. José Antonio Domínguez Bandera las tiene y muy profundas. Ellas le han ayudado en su felicidad. Felicidad que derrocha compartiéndola con todos.
Las raíces de nuestro Pregonero, no habrían sido tan buenas ni profundas, sin la ayuda de sus padres D. José y Dª. Ana, que lo formaron en un mundo de bondad, rectitud, sencillez, humildad, alegría, respeto y cariño a los demás.
Las raíces que le fijan contra los malos vientos de la sociedad, las que le hacen ser el mismo siempre, vienen de su padre, que por su profesión conocía las miserias humanas.
Las raíces que le surten del nutriente de la Fe, del cariño hacia los demás, de vivir con alegría y de confiar en la amistad, en la verdadera amistad y especialmente en la amistad de Dios, vienen del magisterio de su madre.
En ese buen ambiente familiar, surge el malagueño ejerciente, sin par embajador de Málaga, que es José Antonio Domínguez Bandera. Embajador que, asimismo y siempre que puede, se llama a consulta en Málaga.
Y puede, al menos una vez al año, para vivificarse y volver argumentado a esas cortes superfluas, envidiosas y egoístas.
Su familia es el mejor cirineo de su cruz. Su mujer y su hija el aire de su aliento para vivir. Su madre, hermano y amigos, cirineos también, le dan la fortaleza para continuar el camino difícil de la vida que, en su caso, lo es mas por la fama.
Su padre D. José, es ahora su Ángel de la Guarda. ¡Que satisfacción tendrá en las tertulias celestiales, contando las maravillas que hace su hijo!
De sus viejas amistades, las de siempre, las no interesadas, las que son pocas y merman demasiado nuestro caudal de cariño cuando se van, recibe el antídoto contra tanta falsedad, egoísmo y envidia.
José Antonio Domínguez es cofrade, es hermano, que siente un cariño inmenso y se preocupa por aquellos que sufren no solo por la miseria, sino de soledad aterrante, esa que sentimos aunque estemos totalmente rodeados de personas.
Cofrade que vive muy a gusto como tal en su Hermandad, en su Málaga, que acompaña en procesión a la Virgen, a su Virgen de Lágrimas y Favores, formando parte de la mas sublime Semana Santa del mundo. La que enseguida nos va a pregonar.
José Antonio Domínguez, hijo amante que, orgulloso, se pasea con su madre ante todos y la lleva a hombros, oculto en el submarino, para que solo resplandezca la Esperanza, que toda Málaga adora y pide tener.
Forma parte de ese grupo de hombres de trono que se sitúan bajo él. A este grupo se le conoce como «el submarino verde». Son especiales.
José Antonio se metió debajo del trono de la Esperanza, por promesa de agradecimiento al principio, hoy es promesa por amor.
Jóse. Así llamaba al Pregonero el también integrante del submarino, Manolito Picasso López. Aquel con el que, junto a sus madres, acudían a los rosarios de la aurora de San Juan.
Todo el que escuchó a Manolito Picasso bajo el trono, entiende en malagueño lo que son burradas reverentes.
Manolito Picasso en noviembre de 2008 llegó al final de su camino peregrino y el pregonero sufrió un nuevo zarpazo en su corazón de amigo. Se le fue una realidad de amistad y le llegó otro Ángel de la Guarda.
Pero no todo el mundo reconoce el esfuerzo que ha tenido que realizar en la lejanía, la paciencia, la perseverancia, la renuncia y la madurez, para penetrar las defensas que protegen el espacio de los más famosos, estar con ellos sin contagiarse de lo superficial y seguir siendo él, cuando no actúa.
Pero mejor es la solidez de sus convicciones. Su Fe, que lo sitúan como ejemplo de máximo nivel testimonial.
Pocos son los que como él, no esconden su identidad de persona creyente.
Pocos los que, como él, no abandonan sus principios ni reniegan de ellos, cuando el interés les ciega.
Estamos todos de enhorabuena, uno de los nuestros, como diría Ana María Flores, va a continuar la tradición del pregón anunciador de la Semana Santa de Málaga. Pregonero avezado en todos los foros posibles, pregonero con oficio. Por muchos esperado, por otros insistido.
Solo el anuncio de su nombramiento, como Pregonero de la Semana Santa de Málaga del 2011, ha llegado a todo el mundo. Su pregón, sin duda alguna, nos llegará a todos y nos llenará porque el malagueño apasionado y cofrade humilde, solo pregonará sus convicciones.
Si alguien osara por aquello de la notoriedad criticarle, le aviso, desde aquí, que será emplumado sobre papel, sin misericordia y con toda la difusión posible.
Creyendo conocer a la persona, topé con sus situaciones, las que le depara, sin duda su cruz. Me lo imagino cuando pasaba haciendo la Estación de Penitencia con su Hermandad, viendo ventanas y balcones llenos de personas a las que no comprendía. No se imaginaba su contrariedad de hoy al tener que asumir aquellas y otras situaciones indeseadas.
Pero su cruz se alivia en Semana Santa, en la de Málaga. Mezclado con los suyos, simplemente siendo uno mas de ellos. Protegido por su faraona o por el trono de la Santísima Virgen. Viviendo con intensidad lo que le gusta. Él, sin duda alguna, lo aprecia muchos más que nosotros. Él, que no puede estar todo el año aquí, en el espacio de la felicidad, lo siente y disfruta a tope por el deseo de lo escaso.
Este hombre, que he tratado de dar a conocer a todo el mundo, es el Pregonero de la Semana Santa de mi Málaga 2011, José Antonio Domínguez Bandera, que hoy no actúa y para ello ha dejado ahí fuera su Cruz, su fantástica Cruz, pero al fin y al cabo Cruz, que es Antonio Banderas.
Hoy en la Málaga que dejé abierta de par en par a todos en primavera, nos habla D. José Antonio Domínguez Bandera. Pregonero, tuya es la palabra.
Que Dios te bendiga y su Santísima Madre te siga protegiendo.

LagrimasFavores_r

Pregón de la Semana Santa por D. José Antonio Domínguez Banderas
A mi hermano Francisco Javier porque copiar e imitar sus muchos valores me hacen mejor cofrade y ser humano.

2 6 d e e n e r o d e 2 0 1 1 , la una en punto de la tarde, aeropuerto John Fitzgerald Kennedy, Nueva York. Desafiando el frío unos operarios, subidos en extrañas grúas mecánicas, lanzan con sus mangueras un líquido rojizo que descongela la capa de hielo que cubre las alas del avión que ha de llevarme a Los Ángeles.
Juego nerviosamente con un bolígrafo en mi mano derecha, con la izquierda agarro unos folios, están en blanco, tan blancos como los copos de nieve que veo caer lentamente a través de la ventana. Mi mujer, a mi lado, lee un libro, levanta la mirada y me sonríe, casi de forma automática le devuelvo la sonrisa pues mi mente es un laberinto por el que camino extraviado en busca de algo que yo se que nunca perdí.
Soy como ese hombre que no encuentra las gafas que lleva puestas.

Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de la Diócesis de Málaga.
Excmo. Sr. Alcalde de Málaga.
Sr. Presidente de la Agrupación de Cofradías
de Semana Santa de Málaga.
Hermanos Mayores y miembros de las Juntas Directivas
de las distintas Cofradías y Hermandades de Málaga.
Hermanos cofrades.

Amigas y amigos:

Después de dos horas aquí parado comienzo a detectar movimiento ahí fuera. Individuos con chalecos reflectantes naranjas y verdes se apresuran a retirar la rampa de acceso a la aeronave, esta, se aleja de nosotros como un brazo gigante, o como un cordón umbilical que ha sido cortado y que nos libera. Al movernos hacia la pista de despegue reconozco que el caos que observo en el aeropuerto es muy similar al que yo siento en mi interior.
El ruido de los motores del avión crece en intensidad, siento cómo vibran los folios en mi mano, todavía en blanco parecen llamarme, invitarme a depositar sobre ellos sentimientos, recuerdos, ideas.
Comenzamos a rodar lentamente, casi con timidez, pero tras unos segundos la velocidad se incrementa, más deprisa, más deprisa.
Alcanzamos ese punto en el que ya no hay retorno. El aparato levanta el morro y nos desatamos del suelo. Estamos volando.
Antes de atravesar el techo de nubes que está sobre nuestras cabezas comenzamos a movernos. Segundos más tarde y ya en medio de esta niebla negruzca el movimiento se hace mas violento, casi insoportable. El avión parece estar vivo, se retuerce tratando de encontrar su camino, su ruta. Yo hago lo mismo mirando los folios en blanco. En ellos hay algo escrito, algo que yo no puedo ver. La página es una puerta cerrada y yo no tengo la llave. Me enfado por ser prisionero de mis propias limitaciones, me enfado por no saber si haber dicho SI me hizo más cobarde que haber dicho NO.

Cuando estoy al borde del grito o del llanto un rayo de sol entra por la ventana y me acaricia dulcemente la cara, el traqueteo del avión se detiene, nos estabilizamos. De forma fugaz la imagen de la estampita de mi Virgen de Lágrimas y Favores se me cruza por la mente. La que siempre llevo conmigo en la cartera. Dirijo una mirada al exterior y extrañamente el cielo me parece más azul de lo normal.
Me invade una sensación de alivio. Quizás sean las ganas que tenía de escaparme de la espesura en la que hoy palpitaba la ciudad de los rascacielos.
Sí, hoy especialmente necesito estar en el aire, a muchos metros del suelo, hoy necesito volar. Miro a mí alrededor y veo caras ajenas.
Es curioso, cuanto más lejos estoy de mi casa, cuanto más diferente a mi realidad es la gente que me rodea, más siento la llamada de la tierra. Vuelvo a mirar por la ventana y vuelvo a encontrarme de nuevo con el espejo azul, un cielo casi liquido, casi espiritual. Cierro lentamente los ojos, abro poco a poco mi alma.
En la terraza del edificio situado en el numero 30 de la calle Sebastián Souvirón hay macetas con geranios colgadas de las paredes, un olor dulzón e indeterminado viene mezclado, en la suave brisa matutina, con aromas de flores conocidas y mar salado. Salado con la misma sal del sudor, la misma sal de las lágrimas, o del nombre antiguo de una ciudad de luz, Malaca, salazón de pescado. Pez, símbolo de los primeros cristianos.
Una madre avanza por la calle con sus dos hijos de la mano. Los chaveas visten túnicas hebreas y llevan zapatos nuevos, palmas, y ojeras de mal dormir. Van deprisa, llegan tarde. ¿Dónde van? Intuyo que se dirigen al mismo lugar que yo.
La azafata me da unos golpecitos en el hombro. Abro los ojos, la miro y me pregunta qué deseo. Le digo que me traiga un limón con sal o unas torrijas, pone una cara extraña, le digo que es una broma. Un vaso de agua, por favor. Vuelve inmediatamente con él, bebo un sorbo y vuelvo a cerrar los ojos, un segundo, dos, tres, cuatro… ahora sí. El zumbido de los motores comienza a desvanecerse.
La azafata se esfuma. El avión se desintegra. No lo se, quizás esté soñando, no me importa, porque ahora logro distinguir nítidamente el olor a incienso y azahar, y a mar templado, y en la distancia oigo toques de campana, y ya no me cabe la menor duda, estoy en mi tierra, estoy en Málaga y el corazón me palpita fuerte dentro del pecho porque es Semana Santa.
Me llamo José Antonio Domínguez Banderas, soy un cofrade malagueño.
Y aquí estoy. En un lugar que me es familiar. En un teatro.
Sin tener la certeza de que aquello por lo que se me invita a hablar aquí esta noche sea algo definible a través de la palabra o pertenezca sólo al reino abstracto de los sentimientos. Siendo consciente y asumiendo la responsabilidad de sostener sobre mis hombros esta noche un trono muy pesado. Un trono sobre el que descansa gran parte del patrimonio de toda una ciudad, un tesoro bien custodiado durante siglos y que pertenece a todos mis hermanos cofrades, a miles y miles de malagueños. Trataré, por lo tanto, de no perder el paso, de meter el hombro con coraje, con cariño, con humildad, pero también con la firme determinación de quien se siente orgulloso de ser parte de esta tierra.
No son pocos los que, desde que se me encomendó la difícil misión de pregonar la Semana Santa, me han aconsejado cariñosamente que hablara desde el corazón. No son pocos los que en algún momento me han dicho «tú, simplemente, se tú mismo».
Bien, después de agradecer tan sabias palabras, hoy les respondo, que yo, aquí y ahora, no quiero ser yo, que lo que realmente quiero es ser todos, que vengo a la Semana Santa a fundirme con mi gente, a ocultarme tras un capirote y a degustar el delicioso sabor del anonimato. A ser un átomo, una célula del pueblo al que pertenezco y quiero. ¿No se contradice este pensamiento con el hecho de aceptar dar el pregón?, se preguntarán algunos. No lo se, lo que si se es que jamás le he dado la espalda a la vida, y que si los órganos directivos que rigen el mundo cofrade, al que pertenezco, me hacen una petición, no obtendrán un NO por respuesta, si se me pide mi ayuda y mi colaboración no la negaré, aquí está mi mano, para lo que haga falta.
Nuestra Semana de Pasión es tan extensa, tan poliédrica y multicolor, que se podría decir que hay tantas Semanas Santas, y formas de percibirla, como cofrades.
Podría dedicar este pregón a hablar de una Semana Santa de devoción profunda, de la que sitúa en el centro de las celebraciones pasionales al verdadero protagonista, ese Jesús de Nazaret con el que cruzamos nuestras miradas en las calles de Málaga, el que nos abre la puerta a la reflexión profunda, el revolucionario del amor al prójimo, el amigo de la justicia, de la dignidad, de la libertad, el amigo del que no tiene nada.
Podría disertar en este pregón sobre la capacidad artística de un pueblo que canta, escribe, recita, esculpe o borda formas imposibles.
Un pueblo indomable, con un alma rabiosamente libre y un gran corazón de poeta. Que encuentra en la Semana Santa un marco perfecto para expresar su fe de una forma sensual en su búsqueda por la belleza. O quizás reflexionar situando, en el telón de fondo de este escenario, a una comunidad que no quiere perder sus raíces, que frente a un mundo que pretende globalizar nuestros sentimientos se aferra a su identidad, a su forma de entender la vida, a su manera de relacionarse con lo trascendente, con lo espiritual.
Tal vez, ¿por qué no?, debería de reivindicar el carácter solidario de la Semana Santa. El compromiso del mundo cofrade con aquellos que más lo necesitan, aquellos que no son iluminados por el sol de la justicia, los que viven permanentemente al otro lado de la frontera de la dignidad humana. Sí, quizás debería alzar mi voz y hacer un llamamiento para que esta marea de sesenta y cinco mil almas que constituye el universo cofrade malagueño se active todavía más, en el terreno del altruismo y del pensamiento más puramente cristiano. También se me presenta la oportunidad, como pregonero, de defender y resaltar los aspectos más prácticos de nuestras celebraciones pasionales. Bordadores, tallistas, costureras, pintores, imagineros, músicos, restauradores, orfebres, floristas, y artesanos de todo tipo, que con su trabajo enriquecen el patrimonio artístico e identitario de nuestra tierra. Permítanme que lo diga bien alto y bien claro, forman una industria, la industria de la Semana Santa, que da de comer a miles de familias, no sólo en los límites de nuestra provincia, sino en todo el territorio andaluz, no sólo durante la semana de las celebraciones, sino durante todo el año. Esta industria da mucho más de lo que recibe. Fuera del ámbito de la Semana Santa, pero de forma paralela, también favorece de forma clara y contundente a los valores propios de nuestra economía que están basados en el turismo, la hostelería y los servicios en general, y que se ven positivamente afectados en las fechas de estas celebraciones. No dudemos pues en reconocerlo, protegerlo y ampararlo de forma inteligente.
Sí, podría seguir desarrollando el pregón en cualquiera de las direcciones expuestas anteriormente. Pero realmente, lo que me pide el cuerpo, de lo que yo quiero hablar esta noche aquí es de la gente.
De los que viven la Semana Santa de forma callada, del nazareno de la vela que renuncia a su identidad personal, para formar parte de la identidad colectiva. De la señora que, invisible entre la gente, en una esquina cualquiera, de una calle cualquiera, se santigua emocionada al paso de un Cristo o de una Virgen. De los que caminan detrás de un trono en busca de alivio, o de una esperanza, o una respuesta. Sí, hablar de esa gente que a veces observamos o a veces somos.
Gente corriente, de a pie. Gente como un ciudadano llamado, por ejemplo, Don Amadeo. Que, aunque fue profesor de filosofía, su pasión es la literatura, más concretamente la poesía. Viudo, sin hijos y con la única obligación de mantenerse a sí mismo, es hombre leal y devoto a su reducido grupo de amigos, a la memoria de su mujer, a su tierra y al Cristo yacente del Sepulcro. Como cada Domingo de Ramos, Don Amadeo se levanta temprano e inicia un ritual minucioso, que año tras año, se ha ido convirtiendo en su forma de dar la bienvenida a la Semana Santa. Así pues, abre todas las ventanas de su tercer piso, sin ascensor, en la calle Strachan, dejando que el aire limpio de la mañana, y la primavera, se cuele por todos los rincones de su casa y por todos los poros de su piel. Todavía en pijama, cuelga cuidadosamente en uno de sus balcones la palma que ha estado apoyada toda la noche en un rincón del cuarto de estar, junto a una repisa llena de recuerdos en forma de fotografías.
En una de ellas, Don Amadeo, con un aspecto más joven y un pelo todavía no teñido por las canas, posa sonriente con su traje de nazareno, capirote en mano y rodeando con el brazo libre a su mujer que lo mira como sólo se mira a quien de verdad se quiere. Un instante de otro tiempo, un momento de felicidad bien guardado que todavía hoy permanece.
A pesar del ruido de la ducha, Don Amadeo, oye el repicar de las campanas de la Catedral. Sabe que está a punto de levantarse el telón, de que las calles se llenen de gente, de niños, de vida. Sin embargo, no se impacienta. Tras secarse y perfumarse sin estridencias, se enfunda el traje de las grandes ocasiones, es decir, el traje de los domingos. Este año estrena camisa y corbata, así que no se le caerán las manos. Por el bolsillo superior de su americana aparece el borde de un pañuelo primorosamente colocado, en el ojal derecho una ramita de olivo, en el izquierdo la insignia de su cofradía. Termina de trazar una raya perfecta en su pelo discretamente engominado. Al hacerlo recuerda un poema de Federico García Lorca que había releído la noche anterior. Trata de recordarlo frente al espejo.
Virgen con miriñaque, Virgen de la Soledad, Abierta como un inmenso tulipán.
En tu barco de luces vas por la alta marea de la ciudad, entre saetas turbias y estrellas de cristal.
Virgen con miriñaque tú vas por el río de la calle, ¡hasta el mar!
Y por ese río de la calle va ahora navegando Don Amadeo, un personaje de otro tiempo en busca de la primera campana de la Semana Santa. Siempre acude solo a la salida de la Pollinica. No quiere distracciones, le gusta disfrutar de forma íntima la primera marcha, los primeros pasos del trono del Señor, el movimiento de la palmera, el primer palio en la calle. De todas las cofradías esta es la que más le hace viajar hacia un pasado que, aunque lejano, el tiempo no ha logrado enturbiar. Y recuerda Don Amadeo el suave tacto de la mano de su madre en contacto con la suya, los severos ojos de su padre que se entreveían tras el humo del habano que este se fumaba en las mañanas de domingo, y que respetuosamente ocultaba tras su mano al paso de las imágenes sagradas. Y la mesa en la terraza de «Casa Matías» donde tradicionalmente la familia comía antes del paso de la primera procesión. Boquerones, adobados, calamaritos, gaseosa para el niño, para los padres Cerveza Victoria, malagueña y exquisita.
De nuevo en el presente, acude a la cita con los amigos que tiene lugar desde hace algunos años en la plaza de San Juan. Allí llega Don Amadeo justo cuando empieza a abrirse la puerta de la iglesia que ya enmarca la Cruz guía de la primera entrega de la extensa y colorista cofradía de Fusionadas. La Virgen de Lágrimas y Favores.
Siempre ha sido devoto de esta Virgen, desde que se la procesionaba en rosario de la aurora. Ahora en su nuevo trono, al que algunos llaman el joyero de Málaga, le sigue gustando, porque en el día de los niños, ella es Virgen niña, la niña de San Juan, y porque detrás de sus lágrimas se esconden los favores de una bailarina que danza al son de un montón de corazones cofrades que palpitan unidos entre ellos y enlazados con su ciudad bajo los rayos del sol de cada Domingo de Ramos. «Buenos días Ramiro», saluda. «Buenos días», le responden. «Curro, Don Pablo, Damián». «Otro año más», añade uno de ellos. «Otro año más», dice otro «y aunque un poquito escacharraos aquí estamos, vivitos y coleando. ¿Vienes de la Pollinica?».
«De allí vengo». «Y ¿qué?». «Tan bonita como siempre, sangre nueva, hijo, sangre nueva, el relevo».
Cuando el trono finalmente pasa frente al grupo de amigos, Don Amadeo, al que su devoción por esta Virgen lo ha mantenido emocionado al paso de ésta, baja la vista y repara en un detalle insignificante pero que él no pasa por alto. Uno de los portadores del trono, un hombre gordito, con cara de niño, con el brazo izquierdo en jarra, que empuja como si llevara el trono el solo, no lleva guantes.
Pero lo que llama su atención no es eso, sino el color amarillo de sus dedos, o quizás sea naranja, o los dos. Don Amadeo no sabe quien es, pero yo sí. Se trata de Gregorio.
Gregorio es una de esas personas que uno podría pensar que Dios lo trajo al mundo para hacer más grande la Semana Santa. Ahí esta en su salsa, ese es su territorio. Buen cofrade, magnífico portador de trono, porque debajo de un varal es donde se hizo hombre, ahí es donde percibe el ritmo de la vida, y encuentra un espacio para expresar su fe. Vive su devoción durante todo el año, pero muy especialmente en las mañanas del Domingo de Ramos y en la noche del Jueves Santo. Pero ya llegaremos a eso. Aunque no le gusta hablar de ello, los que somos sus amigos sabemos un secreto. El trono le dice cosas. Le habla de la dureza de la existencia. De la relatividad del dolor y de la alegría. De los poderes curativos del sudor. Y su Virgen de Lágrimas, de la armonía del universo y de la primavera.
Le habla del color de la rosa y de la dicha de vivir. Y él, con el oído pegado al varal escucha, aprende y se da cuenta de que lo que
lleva sobre sus hombros es mucho más grande y más misterioso de lo que parece. Por eso el persevera en ir arrancando respuestas, verdades, un paso tras otro, sin ahorrar esfuerzos, entregándose a sus titulares.
La gente que con Gregorio compartieron alguna vez varal se emocionan al recordar alguna de sus historias. Como cuando después de una larga noche de procesión, y todos se marchaban a casa agotados en busca de un merecido descanso y Gregorio después de lanzar una última mirada a la imagen que había portado, se santiguaba, y se iba a trabajar, al puerto, a cargar cajas de pescado. Otro año a subir bombonas de butano, quizás al tercer piso, sin ascensor, de Don Amadeo.
Efectivamente, Gregorio sabe llevar un trono porque siempre lo ha llevado, su vida es un trono que él carga con la furia de un guerrero y la dignidad que sólo proyectan los hombres buenos. Anoche, tratando de abrirse un nuevo camino profesional, Gregorio terminó, por fin, un curso de cocina en el que ha estado inmerso los últimos meses. Y da gracias a Dios porque está contento, porque se le da bien. Pero hoy no para de maldecir el plato de arroz con curry que le tocó preparar, anoche, como examen final, y que es la razón por la que lleva tatuados, no ya los dedos, sino toda la mano de ese extraño color amarillo anaranjado. Se había lavado con todo lo que encontró en su casa, se había dado con un estropajo hasta casi desollarse, nada, el curry no salía ni a tiros, y como remate se le habían olvidado los guantes. En un momento determinado, el capataz de cola, que es un buen amigo suyo, se le acerca y le dice «Gregorio ponte los guantes», «si es que se me han olvidado» le responde éste, «tío, es que vas dando mucho el cante, ¿dónde has metido la mano que la llevas amarilla?» «el curry, Paquito, el curry» «¿el curry?», lo mira extrañado el capataz. «Mira —le dice— vete a un bar y lávate la mano anda», «si ya me la he lavado» le replica Gregorio, «pues lávatela más, seguro que en un bar tienen un detergente para esto, mientras yo te busco unos guantes. Venga». Y allí va Gregorio, un poquito enfadado, pues no le gusta abandonar su puesto, en busca de un bar.
Al pasar entre los miembros de la banda que van tras el manto de la Virgen se fija en un chavea muy canijo que lleva colgando un  bombo más grande que él. Va muy serio y concentrado y toca el bombo como si fuese lo último que va a hacer en su vida. «No ves el niño —piensa Gregorio—, con lo chico que es y la fuerza que tiene».
El niño tiene doce años, su nombre es Pablo, aunque le llaman Pablito. Sus padres, Paco y Rosa, ya han tenido tiempo de arrepentirse desde que hace algunos años, cuando Pablito tenía cuatro, éste tuvo un capricho al que terminaron cediendo. Pero es que fue imposible resistirse a ello. El niño, que llevaba viendo bandas de cornetas y tambores toda la Semana Santa, había decidido convertirse en músico, y se le había metido entre ceja y ceja tocar el tambor. Así que cuando vio uno colgando, nuevecito, reluciente, en unos de esos puestos de chucherías tan típicos en los días de Semana Santa, pasó directamente al ataque. Al principio con mesura, «mamá cómprame el tambor, mamá cómprame el tambor » pero en vista de que aquello no funcionaba, cambió de estrategia pasando a una un poco mas agresiva. El texto continuaba siendo el mismo, «mamá, cómprame el tambor, mamá cómprame el tambor» pero Pablito ahora le añadía unos efectos especiales de los más convincentes y manipuladores, que comenzaron con unos dramáticos pucheros dirigidos a ablandarle el corazón a la madre, y continuaron con unos enormes lagrimones de cocodrilo con el objetivo de remover la conciencia del padre. Y como tampoco obtuvo resultados positivos decidió pasar a la acción pura y dura. Los gritos del niño se escuchaban en todo el pasillo de Santa Isabel, hasta la gente de la tribuna de los pobres se levantaban buscando con la mirada lo que parecía un altercado de orden público, o quizás un asesinato, porque el niño gritaba como si lo estuvieran matando. Hasta en la fila de nazarenos de Zamarrilla, que pasaban en ese momento por allí, se veía un movimiento de capirotes que se revolvían tratando de localizar de dónde provenían esos aullidos horrorosos. Cuando Pablito, como último recurso, se tiró al suelo pataleando, Rosa se volvió a su marido y le dijo: «Paco, por Dios, cómprale el tambor al niño que me va a volver loca». «Locos nos va a volver a los dos como le compremos el tambor», le respondió Paco. Un caballero que estaba a sólo unos metros de los sucesos se dirigió a ellos: «Señora, por favor, cómprele el tambor al niño. Vamos, si no se lo compra usted se lo compro yo, porque esto no hay quien lo aguante, ¿eh?». Pablito se salió con la suya. Así es como comenzó una historia de amor entre un niño y un tambor. El niño se levantaba con el tambor, desayunaba con el tambor, almorzaba con el tambor, cenaba con el tambor y se acostaba con el tambor. Después de algunos años de gelocatiles y aspirinas, Paco y Rosa encontraron alivio cuando Pablito entró a formar parte de una banda de música y en los ensayos de ésta el niño vaciaba toda la energía que llevaba dentro, que era mucha. Los padres trataron de convencerlo de que cambiara de instrumento. «La flauta es muy bonita.
¿No te gusta la flauta, Pablito?» le decía la madre sin muchas esperanzas.
«¿Y el oboe, Pablito. No te gusta el oboe?». Le decía el padre que no sabía mucho de instrumentos musicales, pero si sabía que el oboe hacía menos ruido que el tambor. Pablito cambió de instrumento, si, cambió el tambor por el bombo. El bombo le pareció más grande y, sobre todo, más importante. Y ahí va Pablito en la mañana del Domingo de Ramos, tras la Virgen de Lágrimas y Favores, dale que te pego, orgulloso, con su bombo colgado. Sabiendo que el aporta a la banda las notas graves, las más poderosas, las que se escuchan a kilómetros de la procesión. Con la vista puesta en la Señora del trono, en la Virgen, a la que no logra ver la cara, pero a la que sigue mirando hipnotizado, porque sabe que tocando para Ella, debe Ésta de estar agradecida. Soñando quizás, que en algún momento esta virgencita, con la que comienza a establecer algún tipo de vínculo, una extraña complicidad, se gire y le devuelva la mirada, y le sonría dulcemente y, a lo mejor, hasta le guiñe un ojo. Sigue Pablito avanzando, recorriendo el muro de gente que queda a su derecha, cuando de entre todos aquellos ojos, aquellas caras, encuentra tres que el reconoce de inmediato. Plantados sobre la acera están Paco y Rosa, papá y mamá que lo miran con una sonrisa cariñosa.
La tercera cara conocida es la de su tía Carmen, que en ese momento, le tira un beso volador que el recibe encantado. Es su tía favorita.
Le cuenta historias increíbles, lo lleva al cine, y algunos fines de semana le cocina, lo que es sin duda, el mejor gazpachuelo de Málaga.
Al pasar junto a ella nota que ésta se emociona. Se da cuenta porque le ve un brillo especial en los ojos. También escucha el comentario que le hace a sus padres, «que guapo va, es el más guapo de la banda». El sabe que no es verdad, pero esas palabras le hacen estirarse, ponerse más derecho. Y así es como se va alejando Pablito y su bombo, calle adelante, tras el manto verde oliva de la niña de San Juan.
Pablito terminaría temprano, pero viajaba esa tarde, con el resto de la banda a Ronda, donde desfilaba al día siguiente. Paco, Rosa y Carmen pasaron juntos el resto del día, se fueron de procesiones.
Vieron pasar a la querida cofradía del Huerto, preciosa, bajo la luz de media tarde que se colaba entre los árboles de la Alameda.
Acudieron, como cada año, a la maravillosa salida, rodilla en tierra y corazón en el cielo, de la hermandad de la Salud. Disfrutaron del rigor y la devoción nazarena del Dulce Nombre, una cofradía atada al compromiso pasional. También de la hermandad de Salutación, que va por las calles invitando a ser valientes y generosos, a ser Verónica, y de la seria y espiritual hermandad de la Humildad a la que ya se le llama en Málaga, los Servitas blancos. Terminaron el día en la tumultuosa subida a la calle Carrión de la hermosísima hermandad del Prendimiento.
Al finalizar esto Carmen se despidió. Tenía que descansar y dormir mucho porque su día grande se acercaba. Necesitaba de todas sus fuerzas para entregarse en cuerpo y alma a ese ritual único, ese desafío espiritual, esa montaña de emociones que significa acompañar al Cautivo por las calles de Málaga.
Carmen tiene un saco lleno de razones para salir de promesa en la noche del Lunes Santo, pero no más ni menos que el resto de las miles de personas que caminan cada año tras el trinitario. Pide Carmen por su marido Ramón, que a punto estuvo de reventarle el corazón ese infarto del que todavía hoy se recupera y que lo tiene postrado en la cama. Pregunta por qué la naturaleza le cerró las puertas de la maternidad. Pide Carmen salud para su hermana Rosa, para su cuñado Paco y para su sobrino Pablito que se había convertido en el hijo que nunca tuvo. Y al hablar Carmen con su amigo, hermano, padre, el Señor de la túnica blanca, siente que un escalofrío le recorre el cuerpo, que se le llena el pecho de luz, que ama profundamente a los que enlazando sus brazos con ella, comparten su devoción, y se dan permiso para sentir en el espacio público, en la calle. Y piensa que las lágrimas de los otros son las suyas, que sus penas son las de todos, y se arrepiente de las cosas bellas que pudo decir y nunca dijo, de las cosas buenas que pudo hacer y nunca hizo, de las batallas que perdió porque nunca se atrevió a lucharlas, y se dice todo esto mirando la figura infinitamente vertical, poderosamente serena, de aquel que venció la guerra de todas las guerras, la del amor, la de la paz. ¿Quién eres Cautivo? ¿Quién eres? ¿Por qué te quiero tanto? Y la respuesta la encuentra mirando a su alrededor. Te quiero porque nos das consuelo, porque nos unes, y porque eres pueblo Cautivo, eres pueblo como yo.
Es difícil saber que es lo que saca a Carmen de este momento de reflexión íntima junto a la gente de su barrio, junto a sus vecinos de la Trinidad. Quizás es la brisa fresca que se desliza desde el Guadalmedina cuando, terminada la calle Mármoles, comienzan a cruzar el puente. A lo mejor es el estallido de aplausos y vivas que llegan desde la Rampa de la Aurora por donde ya desciende el Cautivo flotando sobre una multitud. Aunque yo creo que es el repentino empujón que la sorprende obligándola a agarrarse a la señora que esta a su lado para no caerse. «¡Pero bueno! Tenga usted cuidado hombre, que me va a tirar», exclama Carmen volviéndose y encontrándose con un hombre escueto, de ojos tristes y atormentados.
«Lo siento señora, lo siento, es que tengo mucha prisa». La señora que evitó la caída de Carmen, y que también se ha llevado un buen susto, le espeta. «No, prisa no, prisa no. Lo que usted tiene es muy poca vergüenza, hombre, por favor». «Lo siento señora, de verdad, lo siento» vuelve a disculparse el individuo. «Bueno, ya esta» dice Carmen, «que tampoco ha pasado nada. Vaya usted, donde quiera que usted vaya. Y tenga mas cuidadito». «Si, si, gracias, lo siento» se va farfullando el hombre mientras sigue abriéndose paso, como puede, entre el enjambre de seres humanos que se agolpan sobre el puente de la Aurora.
Vaquerito tiene sesenta y dos años pero aparenta muchos más.
Esto se hace hoy más evidente, pues con las carreras de esta noche se ve obligado Vaquerito a pararse de vez en cuando para recuperar el aliento. Pero ni la falta de aire, ni esa maldita tos que en los últimos meses se ha convertido en su sombra, en su mala sombra, serán capaces de detenerlo. Vaquerito se ha impuesto a si mismo ejecutar una misión, y nada ni nadie le impedirá cumplirla. El viaje desde aquellos años setenta en los que la vida le prometía un camino de éxitos y triunfos ha sido muy largo y demasiado duro. Como si se tratase de una película, cruzan por su cabeza aquellos días en los que cantaba en los mejores escenarios. Los días de los aplausos, de las palmadas en la espalda, de las sonrisas, de las promesas. Cuando alternaba con Fosforito, Rafael Romero «El gallina», los hermanos Habichuela y todo lo más florido del mundo del flamenco.
Cuando, con sólo abrir la boca, y dejar escapar el arte que llevaba dentro, se le abrían todas las puertas de la vida, y todo era posible. Pero eso cambió, y se redujo a un espejismo, en el momento en el que se le cruzó la bebida por delante. Desde entonces su existencia se transformó en un chiste mal contado, y ya nunca dejó de sentirse un juguete en manos de un destino cruel e hipócrita. Vaquerito resbaló, y fue a caer en una botella en la que quedo atrapado el resto de su vida. Y allí vive, con sus manos apoyadas contra el cristal, mirando desde su soledad a un mundo deformado por el alcohol, que sólo le devuelve olvido e indiferencia. Ya nadie se acuerda de él, nadie sabe quién fue Vaquerito, que ahora sigue recibiendo las quejas de los que se cruzan en su carrera torpe y alocada, y se interponen entre él y su objetivo. Mirando a izquierda y derecha, buscando el camino más corto, se siente perdido entre gentes distintas que se mezclan en un laberinto en el que cada cual tiene su propia misión.
Como esas señoras que buscan una esquina para ver pasar a los Dolores del Puente, esa imagen de Virgen blanquita, de la que son devotas, en su magnifico trono antequerano. O ese grupo de chavales jóvenes que se dirigen a la Plaza del Obispo, para sumergirse en la tradicional estación de penitencia de la clásica y elegante cofradía de los Estudiantes. O esos señores, que por su acento parecen venir de otras tierras, pero que comparten con los malagueños su amor y su fe por Nuestro Padre Jesús de la Pasión, que sobre su sobrio trono plateado, pronto emprenderá su camino de regreso a Los Mártires.
También se cruza con los que buscan la pureza estética y devocional del ordenado cortejo de la hermandad de la Crucifixión.
Sigue Vaquerito avanzando atolondrado, tratando de recomponer las piezas de ese puzzle en el que se han convertido sus pensamientos, llevado por una urgencia vital que es la fuente de toda la energía que mueve ese cuerpo que ya no la tiene. Se le acelera el corazón cuando se percata de que no debe de estar muy lejos aquello que va buscando, pues comienza a escuchar y sobre todo a sentir la cercanía de las pieles morenas de verde luna, los espíritus libres de las noches de Lunes Santo, y de repente los ve. Allí en mitad de la calle están los hijos del pueblo gitano. Se mezcla con ellos, percibe el calor de sus almas dulcemente salvajes. Vuelve su cabeza al frente y clava sus ojos en la espalda ensangrentada del Señor de la Columna.
Echa a andar hacia el trono dorado. Y aunque es invitado, no acepta bailar bajo la luna, renuncia al rito de las palmas y el corro, de la guitarra y el clavel mordido. Se engancha al Moreno y siente como éste tira de él y lo lleva, flotando, hasta un punto preciso.
Méndez Núñez con Plaza de Uncibay. Un lugar que ha estado esperando toda una vida. Un lugar lleno de gente que serán testigos de una cita que se había retrasado demasiado. La cita que tenía pendiente Vaquerito con el Señor de los Gitanos.
No hace falta el siseo de nadie. Esa Málaga ruidosa y parlanchina a la que estamos acostumbrados se calla y se entrega al silencio, desde que de la garganta de este hombre solo, sale un quejido desesperado que parece salir del pozo profundo de la noche de los tiempos. La Plaza, una tumba. Sólo rebotan en las paredes de ésta, los trozos de vida rota que salen vomitados en forma de saeta de la boca del «cantaor», que poco a poco va siendo rodeado por los gitanos que se abren paso hasta llegar frente al trono. La magia de la Semana Santa se apodera de este hombre de ojos vidriosos y voz destrozada por el aguardiente, porque mientras canta él no ve a nadie, allí están el Moreno y él, los dos solos en mitad de la calle. Y puede oír el ruido de la sangre corriendo por sus venas, y de las olas tranquilas de la Malagueta, y siente el calor suave del sol de invierno.
Y a pesar de eso le es difícil controlar el temblor de su mano cuando sus ojos se encuentran con los de Nuestro Padre Jesús de la Columna, y mientras sigue cantándole desea ser estatua, para no temblar, y desea ser fuego para purificarse, y desea ser nube, y agua, y aire. La misión que ha llevado a Vaquerito hasta este momento de su vida se está cumpliendo. Se da cuenta este hombre antiguo, que allí, de pie, plantado sobre este cruce de caminos, se están desatando los nudos que lo han tenido preso de sus propios demonios.
Nota que alguien le quita el tremendo peso que había acarreado sobre su cuerpo cansado durante muchos años que a él le parecieron siglos.
Cuando ya salen de su garganta los últimos golpes de voz, los últimos latigazos de su saeta, baja la mirada y repara en las manos de Jesús atadas a la columna. Un ciclón de preguntas eternas se le vienen a la cabeza. Se pregunta Vaquerito el por qué de todos los enigmas, de todos los misterios, de todas las tribulaciones, y sobre todo el por qué del sufrimiento de ese Sagrado gitano envuelto por el halo mágico de esta noche de Lunes Santo. La respuesta viene flotando suave, en forma de viento cálido, o quizás de aliento, o de susurro. Se le mete a Vaquerito en el cuerpo y allí se quedaría hasta el fin de sus días. Se concreta en una palabra, en un concepto, en una idea. La más simple, la más profunda, la más difícil. Amor, esa es la clave, la respuesta a todas las preguntas. Y perdona Vaquerito a todos los que le habían hecho daño, a los que lo dejaron atrás, a los que se rieron de él, y sobre todo se perdona a si mismo. Y el susurro comienza a crecer, se va haciendo tan grande que despierta a Vaquerito de su sueño breve, de su diálogo íntimo con el Moreno, para encontrarse con una calle que lo ovaciona, con un olé emocionado cuyo eco permanecerá en el corazón de aquellos afortunados que han tenido la suerte de presenciar este momento que el boca a boca se encargará de convertir en uno de los legendarios de la Semana Santa malagueña. Se pierde Vaquerito entre la masa de gente, guardando para siempre, con humildad, esos cinco minutos de gloria merecida, y la esperanza de una vida a la que le ha puesto un parche, un remiendo que lo anima a seguir la ruta de su existencia. Los que le abren camino para dejarle pasar escuchan que éste va diciendo «gracias Señor, gracias Dios mío, gracias, gracias».

Un alma agradecida. Eso es lo que se lleva hoy Vaquerito. Pero detrás suyo deja la estela de su grito apasionado que queda suspendido en el aire limpio de la noche. Éste, ha recorrido las aceras, las terrazas y los balcones. En uno de estos balcones se limpia Lola las lágrimas de sus ojos, que aunque no pueden ver, si pueden llorar.
Lola perdió la vista cuando tenía seis años como resultado de una enfermedad cuyo nombre, después de tanto tiempo, no podía, ni quería recordar. Las memorias de su infancia, con ojos que veían, eran ahora como sueños abstractos que volvían de forma recurrente a ocupar su creativa imaginación. De forma muy prematura la vida le puso a Lola un reto por delante y ella lo aceptó sin rechistar. También muy pronto se dio cuenta, esta mujer admirable, de que la realidad se podía percibir de muy diferentes formas.
Perseverante y decidida había logrado con mucho esfuerzo desarrollar el resto de sus sentidos de forma prodigiosa. Hasta el punto de llegar a asombrar a propios y extraños con su increíble capacidad para describir, con todo lujo de detalles, aquello que no podía ver. Se convirtió, tras muchos años de estudio, en una magnífica pianista. Pero desde que terminó su carrera en el Conservatorio, se negó, pese al desconcierto, el disgusto, y la insistencia de los que la admiraban, a dar conciertos en público. Fue rotunda su decisión, que ella justificaba por dos razones fundamentales. Le encantaba la pedagogía y necesitaba dedicarle tiempo a su familia. Familia que creó con Mariano, el hombre dulce del que se enamoró, el hombre con el que se casó, el hombre que le había regalado cariño, los ojos que ella no tenía, y dos hijos maravillosos que andaban por allí correteando, traviesos, en el piso de su amiga Pilar, a cuyo balcón asiste Lola, de vez en cuando, a las procesiones de Semana Santa.
Mujer culta y activa, también enseña, cuando ella lo considera necesario, un puntito de temperamento. Como en esas ocasiones en las que percibe que alguien siente lastima o pena por ella por el hecho de ser ciega, y ella salta con frases como «Para lo que hay que ver», y se queda tan pancha, con una media sonrisa en los labios.
Lola es hermana, no podía ser de otra manera, de las Cofradías Fusionadas de San Juan. El titular por el que siente devoción, fe, y un vínculo más que justificado es el Cristo de Ánimas de Ciegos.
En la iglesia y frente a la capilla de esta imagen pasa Lola mucho tiempo, rezando, escuchando el silencio, solamente roto por los pasos de Don Isidro, el párroco, que siempre amable se le acerca para saludarla, y preguntarle por los niños y por Mariano.
La quietud de los días normales contrasta con los días de Semana Santa en los que la iglesia es un hervidero de gente que viene y va. Pero ya volveremos más tarde a esto. Porque, Lola también es apasionada del Martes Santo. Ese día, Mariano y ella salen pronto, para acudir a la salida de la novia de Málaga, la Virgen del Rocío, que ahora efectúa su salida procesional más temprano. Uno de los pocos recuerdos visuales que retiene Lola en su memoria es precisamente ese. El Rocío con su manto blanco y sus ojos transparentes bajando por la calle de la Victoria. Ahora cuando la Virgen pasa junto a ella, evoca esas imágenes y las sincroniza en su mente con los crujiditos del trono, con los pasos de los portadores y con el tintinear de las morilleras y los borlones contra las barras de palio.
Se le dibuja una sonrisa en los labios porque la vuelve a ver tan nítida y cristalina como cuando tenía cinco años. «No se ve con los ojos, se ve con el corazón» piensa Lola, mientras agarrada al brazo de su marido echan calle abajo en busca de las otras cofradías victorianas.
A los sones de Virgen de Gracia, la marcha de Perfecto Artola, asiste la pareja a la salida de la cofradía del Rescate. La profesora de piano del conservatorio es admiradora del ya desaparecido compositor, y había mantenido arduas discusiones con algunos compañeros que consideraban la música de Semana Santa como un arte menor. Ella, gran defensora de la música popular, insistía en poner cada cosa en su sitio. Las marchas procesionales estaban compuestas para eso, para acompañar el paso de los tronos que se movían a un ritmo preciso, no en una sala de concierto, sino en la calle. La que ahora sonaba, y adornaba con sus notas la salida de la popular e histórica cofradía de la calle del Agua, es preciosa en su sencillez. Una melodía simple y bella que se mezcla con el aire fresco de la tarde del Martes Santo.
Ya iniciando el regreso a su casa, en la calle San Agustín, se detienen al paso de la Sentencia por la picassiana Plaza de la Merced.
Es la Sentencia otra de las hermandades clásicas ese día. Mariano le va describiendo en detalle el perfecto paso de ambos titulares en sus grandes y equilibrados tronos, la bonita cara de la Virgen del Rosario, y los preciosos estandartes realizados por el pintor malagueño Félix Revello de Toro. Tras esto se van caminando tranquilamente por la calle Granada disfrutando del ambiente, de los amigos que se van encontrando, y de los aromas inconfundibles de la Semana Santa.
Han quedado más tarde con Pilar, que se ha llevado a los niños a ver una cofradía que a estos les encanta porque procesionan con una energía especial. Sí, los heroicos hermanos de Nueva Esperanza, en su largo recorrido, consiguen año tras año transmitir el amor por sus titulares a cualquiera que ponga sus ojos en ellos, al paso de la hermandad. Acudirían después a la salida de La Estrella. El padre de su amiga había sido mayordomo de Nuestro Padre Jesús de la Humillación hasta poco antes de su fallecimiento, y a ella le trae recuerdos imborrables esta cofradía de tronos de caoba, y raíces puramente malagueñas. Ya todos en el balcón de la calle San Agustín, esperan excitados la llegada de lo que para Lola es uno de esos momentos especiales de la semana de Pasión. Las Penas pasando por el casco histórico de la ciudad. Calles estrechas, arbotantes rozando esquinas en maniobras imposibles, emoción contenida en silencios antiguos, devoción popular por el Cristo de la Agonía cuya sombra se desliza nítida entre balcón y balcón, lamentos de clarines y trompetas que dibujan armonías ancestrales, estampas sepias de un tiempo perdido y recuperado. Y Lola, ¿qué hay para Lola? A Lola la noche le regala el olor nazareno de la cera quemada, el embriagador perfume de los humos de incienso, y sobre todo, para cerrar el festival que esta viviendo su sentido favorito, la fragancia fresca y natural que despide el manto de flores de la hermosa Virgen de las Penas.
Observa Mariano a su mujer, que está a punto de sorprenderlo de nuevo, como cada año en la noche de Martes Santo. Rompe Lola su estado de concentración y recitando su tradicional letanía floral dice: «alhelíes, rosas, antirrinos, claveles, lentisco y strelitzias. Eso es lo que lleva este año el manto de las Penas». «¿Cómo es posible Lola?, ¿cómo es posible?». Comenta Mariano, como si estuviese asistiendo a un milagro. «Lo es Mariano…» responde Lola, «porque lo que Dios me ha quitado por un lado, me lo ha dado por otro». Se santigua y le lanza un beso a la Virgen.
Cierran la noche, como manda la tradición, con unas torrijas y el chocolate caliente que tanto le gusta a los niños.
Volvemos, ahora si, a la iglesia de San Juan que está revolucionada en los momentos previos al desfile procesional. Es Miércoles Santo. Mariano, Lola y sus dos hijos acaban de saludar a Eduardo, el hermano mayor de la cofradía, que anda loco de un lado para otro asegurándose de que todo está en orden, y de que no falta ningún detalle. Los niños están impecables con sus túnicas. El mayor sale de Nazareno con el Cristo de Ánimas, el pequeño en el corralito de Exaltación. ¡Ay, Exaltación! Todavía se acuerda Lola de aquel día en que un incendio devoró una de las capillas de la iglesia, destruyendo las imágenes de este Cristo, de las Vírgenes de Lágrimas y Mayor Dolor, y el San Juan que acompañaba a ésta última en el trono. Bien es verdad que la hermandad renació de sus cenizas, pero nunca se le olvidará el olor de aquel incendio que también fue el olor de la pena cofrade.
Lola no participa en la procesión. Hace tiempo que dejó de hacerlo. Pero es «fusionada» hasta la médula y se ha convertido en una activista de la hermandad. Lola es una cofrade solidaria, comprometida con su tiempo y con el mundo violento e injusto en el que le ha tocado vivir, así que ajusta a esa realidad la base humanitaria del mensaje de Jesús, que ella se empeña e insiste en que las cofradías han de poner en práctica. Trabaja pues con los órganos de obras sociales de la Hermandad, colabora con las bolsas de caridad, con la Fundación, con las autoridades del Materno, con la Organización Nacional de Ciegos, y con cualquier actividad en la que hagan falta manos para trabajar e ideas que poner sobre la mesa. Se enfada cuando de vez en cuando oye decir que las cofradías no son ONGs. «Tampoco lo eran Jesús y sus discípulos, y ayudaban al que lo necesitaba». Nadie le replica, porque saben de su genio, y sobre todo porque es una mujer cargada de argumentos que lleva las discusiones hasta el final.
Cuando ya los niños están colocados con sus respectivas secciones y se abren las puertas de la iglesia, Mariano y Lola se marchan a ocupar las sillas que alquilan para esa noche en la calle Larios y desde donde siguen las procesiones del Miércoles. A Lola le encanta soñar despierta, y en eso anda ahora, dándole vueltas a algo que ella sabe que no es verdad, pero a lo que su mente se abandona como si se tratase de un juego. La idea de que Málaga es un pueblo, en el sentido más estricto de la palabra. Un pueblo con una iglesia, con una fonda, con un bar, con una plaza donde se reúnen los vecinos a celebrar las cosas buenas y a compartir las malas, donde nadie es anónimo, donde las dichas son comunes, y las desdichas no nos son tan ajenas. Pero, claro, también tiene sus inconvenientes… Aunque por una semana no esta mal. Piensa a continuación que quizás la Semana Santa nos haga pueblo durante siete días, y que eso nos hace encontrarnos con nosotros mismos, sacando nuestras verdades, nuestras esperanzas, nuestras contradicciones y nuestros sentimientos al aire libre de la calle, de la calle principal, esa que tienen todos los pueblos, y donde las relaciones no son virtuales, son reales, cuando la gente calle arriba y calle abajo se reconocen, y se saludan, y se tocan, y algo le dice a nuestra amiga que eso esta bien, que eso es sano, que de una manera u otra nos libera, por lo menos ella lo encuentra reconfortante. Termina Lola bajando de su nube de ensoñaciones, yendo a caer de nuevo en la silla de la cuarta fila de la calle Larios para darse cuenta de que el trono del Cristo de la cofradía de Salesianos ya esta allí. La noche anterior había terminado para ella con la Virgen de las Penas y hoy comienza con un Cristo que lleva ese mismo nombre. Le habla Mariano de ese Cristo de las Penas, del magnifico grupo escultórico que lo rodea, y de lo seria y bien plantada en la calle que está la cofradía.
Cuando la Cruz guía y los primeros nazarenos de Fusionadas comienzan a pasar, Lola se levanta y se cuelga del cuello la insignia de su hermandad. Como cada año permanecerá de pie hasta que haya pasado todo el cortejo. Tiene su mérito, porque su cofradía es la que más se alarga en su tiempo de paso. Las secciones que procesionan en la noche del Miércoles Santo portan cuatro tronos. Pero a pesar de todos los inconvenientes que esto reporta, a ella le parece que esto enriquece el valor de la hermandad, la hace singular distinta a todas. Le gusta la palabra fusión, que algunos interpretan como mezcla de muchas cosas, sobre todo de problemas. Pero Lola es una persona pragmática y siempre mira el lado positivo de las cosas. Fusión para ella significa fuerza, unión, y hermandad de un mundo multicolor que ella no puede ver pero que percibe con sus otros sentidos.
La secuencia comienza con Lola respirando al mismo ritmo que respira un Jesús golpeado, cuya imagen referencia un momento antiguo y dramático de la Pasión que se entrelaza con la cadencia de los pasos de los hombres de trono que portan a nuestro padre Jesús de Azotes. Continua con el instante en que una cruz se alza en busca del mito, se eleva en su camino hacia miles de años de leyenda en los que Lola y millones de seres humanos han encontrado la verdad de su existencia y su fe, ahora depositada en las manos clavadas al madero del Cristo de la Exaltación. Sigue con una revelación suprema, la certeza absoluta de la muerte, y la relatividad de todo lo demás. La cabeza caída. El alivio, tras el sufrimiento y la humillación. La cara serena del Cristo de Animas de Ciegos, que Don Isidro le había dejado a Lola tocar en la intimidad de la capilla, y en la que ésta había encontrado a través del tacto de sus dedos la luz que ella no podía percibir, el consuelo y la fuerza para tirar para adelante y vivir con alegría. La misma alegría que experimenta ahora Lola al escuchar unas estrofas del himno que cantan los paracaidistas marchando tras el trono y que hablan de que la muerte no es el final. Eso piensa ella, que la muerte no es, no puede ser el final. Termina la secuencia con el paso del trono de la Virgen del Mayor Dolor, que ella interpreta en su mente como un ejemplo de la falta que nos hacemos los unos a los otros, de lo necesitados que estamos de calor humano, pues el cuadro que aparece enmarcado entre las barras que sostienen el palio de la Virgen, muestran a un San Juan que consuela a la madre dolorida por la pérdida del hijo, y que parece susurrarle al oído los versos del canto paracaidista. La muerte no es el final, María. La muerte no es el final.
La banda de música que acompaña a la Virgen del Mayor Dolor, que ya sigue su itinerario y se acerca a la tribuna, deja de tocar, y a lo lejos suena una saeta en voz femenina. «Qué bonito. ¿Quién canta? » pregunta Mariano. «Diana Navarro», responde Lola, y añade, «mi saetera favorita». Cuando después de que el estruendo de aplausos de media calle Larios se apaga, premiando el momento que Diana les había regalado. La banda reinicia con una marcha, y Lola se lleva un buen susto. «¡Ay, Mariano! ¿Quién toca el bombo en esta banda? ¿Hércules?». «No» dice el marido. «Es un niño muy delgadillo, con un bombo muy grande. Pero como siga así me parece a mí que el bombo no llega esta noche vivo a la iglesia».
Continuaron, Lola y Mariano, disfrutando del resto del Miércoles Santo con el paso por la calle Larios de una espectacular cofradía de la Paloma. Con sus queridas y populares imágenes procesionadas, como siempre, en sus dos impresionantes tronos, y el revuelo de las palomas alrededor de el de la guapa Virgen del manto azul. Seguida de la hermandad del Rico. Una de las legendarias
de Málaga. Que volvía a cumplir con la tradición de liberar a un preso cada noche de Miércoles Santo, y que rescataba formas de otro tiempo, haciendo que los mayordomos de trono lucieran los antiguos capirotes de habichuela. Tomó después la calle la histórica cofradía de La Sangre, la favorita de Mariano, devoto desde niño de la Virgen de Consolación y Lágrimas, y cuyo manto malva a él le parecía el más bonito de la Semana Santa. Y se cerró la noche con el empaque, la sobriedad, la clase y el estilo inconfundible de la cofradía del Cristo de la Expiración y María Santísima de los Dolores. Escoltada por la Guardia Civil, ésta fue, es y será una de las hermandades claves para entender los anhelos y aspiraciones de muchos cofrades malagueños.
A las cuatro en punto de la tarde del día siguiente estaba Gregorio en la calle Dos Aceras, en la salida de la hermandad de la Santa Cruz. Austera, seria y rigurosa era ésta la que soltaba las amarras de las procesiones del Jueves Santo. Desde allí se dirigió en busca de la multicolor procesión de la cofradía de la Cena a la que logro alcanzar a las cinco y media haciendo su entrada en la Plaza de Arriola. Después de disfrutar de la gran puesta en escena que hacía esta hermandad en la calle, fue subiendo por el Pasillo de Santa Isabel. Se detuvo un momento para comprar unos caramelos, se echó uno a la boca y el resto al bolsillo. Gregorio está almacenando azúcar en su cuerpo, ya veremos después para qué, aunque creo que ustedes ya se lo imaginan. A las seis y media, en la tribuna de los pobres, con la lengua y los labios rojos, como resultado del caramelo de fresa que acaba de paladear. (¿Que tendrá este hombre que siempre acaba con los dedos amarillos, o con la boca roja? No lo se). Pero allí parado, de pie, con un sol dorado que acaricia las ultimas fachadas de la calle Carretería ve Gregorio pasar a la antigua, y venerable hermandad de Viñeros. Otra clásica de la Semana Santa. A las siete y media ya ha llegado a la ermita de Zamarrilla. Momentos después se hace a la calle la popular y hermosa cofradía de la Virgen de la rosa y el puñal, la que protegió al bandolero, la que tiene un perdón para cada pecado, la que dice la leyenda que hizo un milagro.

A lo mejor por eso el Cristo recibe el nombre de Los Milagros, se le ocurre a Gregorio. Cuando por la calle Mármoles pierde de vista el manto rojo de Zamarrilla se va Gregorio a su casa, a descansar, porque esta noche tiene una cita importante.
Desde que murió su madre, a Gregorio sólo le queda una, y las noches de Jueves Santo se va a recogerla y la saca de paseo por las calles de Málaga. Gregorio es un hombre, cómo podría yo definirlo, especial, curioso. La televisión la tiene colocada de lado porque le gusta verla tumbado en el sofá. Ahora no la mira. Por la ventana abierta se cuelan los sonidos de tambores y trompetas que suenan en la distancia. Se relaja. Poco a poco se va quedando dormido, y cuando lo hace entra en un sueño de lo más extraño. Va andando por un camino muy largo que parece no tener final. Unos metros por delante de él observa que algo brilla en el suelo. Cuando se acerca descubre que se trata de una llave. Parece de oro. La coge, la guarda en su mano, y sigue caminando. Tras recorrer unos pasos ve una vela encendida en la parte derecha de la vereda. También hay una foto de alguien a quien no se le distingue la cara. Mientras la mira siente que alguien a su espalda ha posado una mano en su hombro. Después de un escalofrío corto e intenso experimenta una sensación de calma y de paz que nunca había sentido antes.
Comienza a volver su mirada pero no logra ver quién está tras él, porque se despierta encontrándose de nuevo en el pequeño salón de su casa. Pero la sensación del sueño permanece mientras, pensativo, se mete otro caramelo en la boca, termina de ajustarse los cordones de las zapatillas, se enfunda su camiseta, y se repeina. Ya preparado agarra la bolsa donde lleva la túnica, la faraona, la faja, unas aspirinas, y una botella de agua, y sale deteniéndose un momento frente a una estampa de la Virgen perchelera a la que le dice: «Ya voy para allá, Señora, ya voy para allá».
Con zancada amplia y urgente se abre paso entre la muchedumbre que hoy ocupa cada rincón de la ciudad. Parece un albañil que
viene o que va a la obra. Acelera el paso a medida que se va acercando al NH. Cuando llega, el portero del hotel lo detiene y le pregunta:

«¿Dónde va usted ?». «Al submarino de La Esperanza» responde Gregorio. Como si se tratara de una contraseña, el portero no pregunta más y le deja pasar. Entra al salón donde ya están los portadores de la Virgen del romero y se abraza uno por uno con todos ellos. Se ayudan unos a otros a ajustarse las fajas, cantan, ríen, rezan, se concentran… pero no hablaré más de los rituales que allí se viven, porque son íntimos, y no seré yo quien desvele los secretos de este grupo de hombres que ya se disponen a echarse a la espalda un gran trozo de la historia de nuestra ciudad, y que ellos pretenden seguir escribiendo esta noche, con letras de oro, bajo el cajillo, los dorados arbotantes, los bordados del manto verde esmeralda, y sobre todo bajo la imagen sagrada, símbolo e icono de toda la Málaga cofrade. La imagen de María Santísima de la Esperanza. Cuando el Nazareno del Paso, Jesús con dulce nombre y dulce cara, atraviesa el dintel del portón de la basílica, y es recibido por la multitud, suena la primera campana del trono de la Virgen. Se puede cortar la tensión con un cuchillo. A Gregorio se le hincha el pecho, como al resto de los portadores. Todos son submarino. Los del manto, los de los laterales y el frontal, esos cabezas de varales que parece que se van a comer el mundo. Tras los pasos a derecha para centrar el trono, y ya con los compases de Esperanza Coronada, la Virgen sale por fin de la casa hermandad, y Gregorio explota. Se deja ir y desata todo lo que ha ido guardando durante el año. «Ya está en la calle, ya está en la calle la reina de Málaga, ole, ole, ole. Guapa, guapa, guapa». Y ya no para. Entre piropos y vivas ha ido bordando Gregorio, durante mucho tiempo, su forma de expresar lo que siente por la Virgen del Perchel, ha ido tejiendo un manto en el que se envuelve las noches de Jueves Santo y le protege,  llenándolo de alegría y cariño por su tierra, por su gente, y por su Virgen. No está solo Gregorio, lo acompañan un coro de voces de hombres de trono que responden a sus vivas y empujan con sabiduría los varales que sostienen esta mole barroca que ya avanza y se acerca a la Alameda. Paquito, Chico, Manolo Medina, los hermanos Navas, Juanma, Farfán, Pepín, Víctor, y Ricardo, que aunque aquí va de capataz, es uno de los mejores hombres de trono que ha habido en Málaga, y muchos más, muchos más. En una de las comidas que organiza este grupo de cofrades durante todo el año, Gregorio, vino a decir algo con lo que todos estuvieron de acuerdo.
«Si no fuera por la Virgen de la Esperanza nosotros no seríamos amigos». No lo decía porque creyese que las cofradías debían de ser un grupo de amigos, o una peña, o algo así. Lo decía porque era consciente de que eran muchas las cosas que los separaban. Sus vidas andaban por caminos diferentes, tenían profesiones distintas, gustos y aficiones divergentes, incluso afiliaciones políticas opuestas.
Pero en la oscuridad del cajillo del trono, todos eran lo mismo. Allí no había galones, ni medallas, ni clases, ni condiciones. Se mezclaban trabajadores, con empresarios, el dueño de un estanco con un concejal, un mecánico, con un abogado, o un cargador de bombonas de butano, con un actor de Hollywood. Todos iguales. Ese es uno de los poderes de la Semana Santa. Aglutina y genera amistad que queda soldada para siempre a los hierros del varal. O como a Gregorio le gusta expresarlo: «Esto es un milagro de la Virgen de la Esperanza» a lo que los miembros del submarino respondían con una sonrisa que poco a poco resbalaba hacia la más típica guasa malagueña. Aunque en el fondo de sus corazones pensaban que era verdad.
Volvemos al presente, donde Gregorio, a través de una rendija del cajillo, ha divisado a la súper popular cofradía del Cristo de Mena, que aunque no es de Mena, es de Mena, y la maravillosa Virgen de la Soledad. Se escuchan los emocionantes cantos legionarios.
La Alameda se prepara para el cruce de ambas cofradías. Gregorio advierte: «Despacito, ¿eh? Despacito. A la Virgen de la Esperanza se la mece lo justo, y lo justo es muy poquito si no puede ser menos, ¿estamos?». En esto hay consenso general en todo el trono.
Tras una suave mecida, porque lo cortés no quita lo valiente, la Esperanza sigue su camino al encuentro ahora de la no menos popular cofradía de la Misericordia. De la misma manera que han hecho con Mena se cruzan con el Chiquito y con la preciosa Virgen del Gran Poder. Y para adelante, pisando y oliendo romero, sin perder nunca el paso. Ya en la calle Larios, todos los hombres echan una rodilla a tierra para recibir la bendición que el Nazareno del Paso imparte desde la tribuna. Tras la doble curva y la entrada en Carretería se pasa a una zona a la que Gregorio llama, la burbuja de reflexión.
Aquí el tro no empieza a picar, y mucho. Los varales se van clavando poquito a poco, y los dolores se empiezan a multiplicar de forma exponencial por todo el cuerpo. Y efectivamente, entra Gregorio en esa burbuja aceptando la invitación de su Virgen de la Esperanza, y como ya había hecho el Domingo de Ramos con la Virgen de Lágrimas, con Ella habla y le cuenta cosas, y le pide perdón porque se le fue la mano con esto, o con aquello. También le dice que necesita ayuda, que a ver si con su nuevo trabajo de cocinero tiene más suerte. Con los ojos cerrados su mente habla y le dice, que el cree que hay hombres nacidos para entender las complejidades del universo, y otros simplemente para sentir, y que él cree estar en ese segundo grupo, «por eso madre perchelera te presto mi hombro », musita Gregorio, «para que otros puedan sentir lo mismo que yo». Después de haberle robado algún tiempo, se calla, porque sabe que hay mucha gente en el trono y en la calle que también quieren hablar con la Señora. Se deja llevar entonces por el mantra rítmico de los movimientos de su cuerpo agotado, que ya ha quemado todo el azúcar de los caramelos. Sigue andando, como cuando hace un par de años recorrió el camino de Santiago por primera vez, lo cual quiere repetir pronto. Pero ahora, este peregrino malagueño, va con la cabeza apoyada contra la madera dorada de la mesa, sabiendo que su madre perchelera no lo olvida porque, a pesar de cosillas, aquí y allá, él se considera un hombre bueno. Sus hermanos del submarino también saben que esto es así. De esta manera va pasando la noche, como pasa la vida, que Gregorio sabe que se desliza juguetona sobre el manto de una Virgen, o que se apaga en un instante, como la llama de una vela.
Ya esta clareando el día cuando las puertas de la casa hermandad se cierran y la Esperanza y el Nazareno hacen mutis dejando tras ellos una cascada de sensaciones. Dentro de la basílica ha tenido lugar el encierro húmedo de las lágrimas y el sudor. Chico y José, con las faraonas verdes al cuello, le dedican las ciento dieciséis levantadas que ha llevado a cabo el trono de la Virgen en el recorrido de esta noche, a la memoria de su padre, cuyos restos reposan en la basílica de la Esperanza. El abrazo emocionado de ambos hermanos se transforma en risa cuando ven venir a Gregorio, a quien después de llevar la cabeza pegada contra la mesa del trono gran parte de la noche, se le ha quedado adherida a la frente una buena capa del pan de oro del cajillo. «El año que viene lo mismo me sacan de angelito en el trono del Nazareno» dice con su sonrisa de niño. Se despide Gregorio de ambos y con su frente dorada se va hasta la cabeza del trono donde, agarrado al arco de campana, le dice adiós a su Virgen de la Esperanza.
Pablito se está mirando los callos que le han salido en la mano derecha mientras por la Calle Nueva va pasando Los Dolores de San Juan. Para Pablito esos callos son las medallas que se ha ganado a pulso durante toda la semana. Hoy Viernes no sale en ninguna procesión, por lo que en compañía de sus padres dedica la tarde a pasear con ellos y disfrutar de las hermandades que salen ese día.
A Paco y Rosa les gusta el sabor distinto que deja tras su paso Los Dolores de San Juan, el aura tranquila y profunda que los envuelve y a la que colabora la capilla instrumental que acompaña a la cofradía, aunque Pablito no entiende por qué van tan pocos músicos y no llevan un bombo. Había pasado éste mucho tiempo tocando tras los mantos de la Virgen de Lágrimas y Favores, el domingo, y de Mayor Dolor, el Miércoles. Después del encierro de esta última, estaba el niño lleno de curiosidad por verle la cara a la imagen que había seguido durante toda la noche. Así que se abrió paso como pudo entre la maraña de nazarenos que había en la iglesia hasta que se colocó frente a ella. Curro, el mayordomo del trono, lo vio, y llamó su atención la quietud de este chavea tan canijo que miraba a la Señora con la boca abierta. Se acercó a él, lo agarró y lo sentó en uno de los varales de la cabeza del trono. «Aquí la veras mejor» le dijo. «Eres de la banda, ¿verdad?» le preguntó Curro. «Si» le respondió tímido el niño. «Habéis tocado muy bien, el sonido de tu bombo nos ha ayudado mucho a mantener el paso toda la noche».
Esto a Pablito le encantó, se le iluminaron los ojos. «Gracias» dijo, con un hilo de voz. «No, gracias a ti» apostilló el mayordomo que le tendió una mano que el niño estrecho con una sonrisa en los labios.
Curro le entrego entonces su martillo de madera diciéndole:
«Toma, para ti, para que tengas un recuerdo de esta noche» y se retiró dejando a Pablito solo. Volviéndose de nuevo hacia la Virgen se quedó éste pensativo. Un niño muy delgadillo, haciéndose preguntas muy gordas, con la maza del bombo en una mano y el martillo de la campana en la otra, sin saber que estaba siendo invadido por la pasta de la que estaban hechos los buenos cofrades, sin saber que se le metía dentro el duende de la Semana Santa, como a tantos otros niños que, quizás algún día, serán miembros de alguna cofradía, portarán algún trono, una vela en las filas nazarenas o a lo mejor terminan, quién sabe, con la alta responsabilidad de ser hermanos mayores.
Paco y Rosa han quedado más tarde con Carmen en la Catedral.
La tía de Pablito, como buena trinitaria, asistiría a la salida de la magnífica cofradía del Traslado, que ahora, tras el trabajo de Liébana en el trono del Cristo, brillaba más que nunca en la calle. Más tarde, en su camino de vuelta al barrio, pasaría por la calle Ollerías, para disfrutar en ese lugar, de una imagen que ella consideraba sublime.
La Piedad de Palma Burgos. Le ponía los pelos de punta el cuerpo de Jesucristo, desmadejado a los pies de su madre, que parece asomada a un balcón desde el que sólo se divisa el vacío y la infinita negrura de la muerte.
Mientras, Vaquerito, que anda por la Cruz Verde viendo como la sobria y dulce cofradía del Calvario desciende hacia el centro de la ciudad, vive su propio calvario cuando al pasar frente a una bar se detiene y lucha consigo mismo para no entrar hasta que, como una alarma, suena en su cabeza la campana del Trono del Señor de los Gitanos, y con pasos pesados, pero firmes se va alejando de la taberna.
Pasa del Calvario al Amor, pues ese es el nombre con el que se conoce a la popular cofradía de la Victoria, cuyo cortejo pasa ahora frente a él. Al paso del pequeño y bonito Cristo, Vaquerito repite entre dientes la palabra amor, recordando que esa es la llave que cierra la puerta de sus desdichas. Cuando miraba absorto la imagen de la Virgen de la Caridad, una de las flores blancas que iba colocada en un ánfora del trono se desprende y cae a sus pies; la recoge Vaquerito y la guarda aceptando el regalo de esta Virgen victoriana.
Al mismo tiempo Lola salía a la calle con Mariano. Se habían levantado tarde pues ambos habían acompañado al Cristo de la Vera Cruz durante el víacrucis que esta sección de las Fusionadas realiza en la madrugada del Viernes Santo. Es el sexto titular de la cofradía, y la imagen más antigua de Málaga.
Iba ahora la pareja caminando lentamente, adaptándose al ritmo sereno de la tarde, pues los Viernes Santos en Málaga, todo se vuelvemás lento.
Al poco tiempo Carmen llegaba al patio de los naranjos, y no tardó mucho en divisar y en reunirse con su hermana Rosa, Paco y su sobrino. Desde allí vieron salir de la Catedral a la cofradía del Descendimiento. Imponentes las imágenes de este meritorio grupo escultórico recortadas contra la fachada de la Basílica. De repente Carmen reconoce a un hombre, que no hace mucho, le había pintado la casa. Le había caído muy bien. Durante los días que había realizado el trabajo se rió mucho con él. Se acerca y le da unos golpecitos en el hombro. El cuerpo del hombre se contrae y se le escapa un ¡ay! dolorido mientras se vuelve. «Perdona Gregorio. ¿Te he hecho daño?» dice la mujer. «Ah, no… Carmen es usted, no, no… Es que anoche saqué la Esperanza y tengo el hombro hecho polvo hija. Perdone si la he asustado». «No sabía que eras de la Esperanza» continuó Carmen. «Yo es que esas cosas las guardo para mi. Tampoco yo sabía que era usted del Cautivo.
La vi el lunes por la calle Carril, con la promesa» dijo Gregorio, y añadió : «¿Cómo esta usted? ¿Y su marido ?». «Yo estoy bien, mi marido regular». Y siguieron hablando, de la vida, de la Semana Santa, de la enfermedad del marido. Ella le decía a él las esperanzas que tenia en el Cautivo, y él le decía a ella lo cautivo que estaba de la Esperanza.
Justo al otro lado del trono estaba ya Lola acompañada del resto de la familia. Comentaban sus momentos favoritos de esta Semana Santa. Los niños se decantaban por la Pollinica, y por Fusionadas, porque era la suya. Mariano, que era hombre ecuánime, decía que todas las cofradías tenían sus momentos, y que le resultaba difícil elegir uno. «¿Y tú, mamá?» preguntaban los niños. Lola se quedó pensativa durante unos segundos y dijo: «Yo me quedo con la saeta que le canto aquel hombre al Señor de los Gitanos el Lunes por la noche. No se, allí pasó algo que no se describir pero que tiene que ver con mi forma de sentir la Semana Santa». Un par de metros por detrás de ellos, se dibuja una sonrisa en la boca de un hombre al que también le brillan los ojos. No dice nada, pero se da por aludido.
Sí, es Vaquerito, que guarda ese comentario para siempre en el fondo de su corazón.
Don Amadeo, ¿se acuerdan de él?, ahora va caminando con su impecable túnica de terciopelo negro tan sólo unos metros por delante del impresionante catafalco que acarrea los restos del cuerpo yacente de Jesús. Málaga respeta a esta comitiva que se mueve de forma ordenada bajo los acordes de la marcha fúnebre de Chopin.
Don Amadeo es un hombre de principios, un hombre de fe, un católico convencido. Pero aquellos que crean que el aspecto clásico de este señor es sólo el vértice de un iceberg que oculta un hombre chapado a la antigua, un conservador monolítico, un ser rancio y pasado de moda, se equivocan. Don Amadeo ha cultivado durante su vida una gran capacidad crítica. A través de la lectura ha encontrado un gran placer en el análisis del ser humano. A pesar de su edad sigue siendo un hombre curioso y proactivo. También ha desarrollado un trato dulce y amable para la gente que le rodea. A sus antiguos alumnos siempre se les ve sonreír cuando todavía le reconocen y saludan por la calle. Además, siempre ha sabido leer muy bien las necesidades de la sociedad en la que vive y ha interpretado a la perfección el papel que el juega en su comunidad. Por eso hoy cuando participa de la procesión añade, al valor devocional que para él tiene el Cristo del Sepulcro, otros valores no menos importantes, y que, en cierta medida, forman parte del conjunto de mensajes que nos transmitió Jesús con el ejemplo de su muerte. Ese cuerpo yacente que ahora viaja a poca distancia de Don Amadeo tiene para él muchos y muy profundos significados. Uno de ellos es el carácter reivindicativo de esa imagen, que no solo parece decir, «esto es lo que me hicisteis», sino, «esto es lo que sois capaces de hacer con todo lo que os rodea, incluidos vosotros mismos». Hay en esto una protesta y una voz de alerta contra la violencia, contra la venganza, contra la intransigencia. Entre las últimas palabras que salieron de la boca de ese cuerpo roto, estaba la palabra perdón.
Las circunstancias en las que Jesús pide el perdón para aquellos que lo sometían al suplicio de la cruz contrastan, en la cabeza de Don Amadeo, con la cantidad de oportunidades que se nos ofrecen cada día para perdonar y no lo hacemos. Es por esto que siempre ha pensado que hay en este Cristo muerto un espejo en el que al mirarnos nos devuelve lecciones sobre la condición del ser humano.
Hay en esta imagen un pozo de reflexión que nos dice que, en el mundo colapsado y caótico en el que vivimos, esta historia antigua y a la vez eterna podría volver a repetirse. Pero el mantiene la esperanza de que de una manera u otra captemos el mensaje, cada uno a su manera. Lo que pasa en las calles de su ciudad durante estos días pone en primer plano la primitiva necesidad espiritual de la gente, y la respuesta que este desamparo ancestral encuentra en la simbología, y en la iconografía que, en la Semana Santa, representa a quien ofreció un camino, una dirección, una solución a los problemas más complejos. La unión de estos elementos genera una energía increíble, una catarsis tangible, palpable, real, pero que no debe quedar sólo en el ámbito de la contemplación. Don Amadeo se niega a ser sólo un testigo inactivo de las celebraciones de Semana Santa. Su traje nazareno le ayuda a involucrarse, y a empaparse de las enseñanzas, y de las sabias palabras que emanaron, hace mas de dos mil años, por quien es ahora transportado en un catafalco por las calles de su ciudad. Y en estos tiempos en los que todos reclamamos derechos y evadimos deberes, él se impone a sí mismo el deber de ponerlas en práctica durante el resto del año. Habiendo nacido en medio de un conflicto fratricida, crecido entre las penurias de una España herida, haciéndose hombre en un mundo de guerra fría y paz caliente, aceptando la muerte inesperada de quien más había querido, viendo como el egoísmo y el maldito dinero se han ido apoderando del alma del ser humano llevándolo a la ruina de sus valores y principios naturales. Si, con todo eso en el cuerpo, este hombre de setenta y muchos años, cada Viernes Santo dice, ¡basta! Y volviéndose de nuevo a mirar a su Cristo muerto exclama «¡Viva la vida!». Así reinicia su campaña personal, que no es otra cosa que una defensa a ultranza de la alegría de vivir. Ese es el legado y el compromiso de este cofrade. Por eso participa. Por eso quiere poner su granito de arena. Unido a su pueblo, creyendo en esta gente malagueña y en su capacidad de ver más allá de sus narices. Las cosas no pasan por casualidad. No es fortuito que la Semana Santa, y la forma de celebrarla en estas tierras, hayan viajado más de quinientos años a través del tiempo hasta nuestros días. A Don Amadeo no le interesan los cínicos, la gente negativa, los que en nombre de lo moderno queman las escaleras que nos han traído hasta aquí, los listillos que hablan de que hay que acabar con cosas que parecen entender. Los que ni comen ni dejan comer. Los que ni sienten, ni dejan sentir. Pero se ruboriza Don Amadeo al pensar así, pues esa es sólo su opinión, y sabe que sus principios le permiten respetar la de los demás, incluso aquellas opiniones más contrarias a su forma de entender la vida. Así que sonríe oculto tras su capirote, agarra la vela más fuerte y tira para adelante mezclado con muchos nazarenos, confundiéndose con ellos, con las notas de Chopin en el aire. Poco a poco se van apagando las luces. Ya no hay melodías. Sólo un tambor seco y ronco. Málaga se transforma en una ciudad de otro tiempo. Sólo unas plegarias entre el silencio. Todo ha quedado atrás. Los colores, los grandes tronos, los mantos bordados, las saetas, los encierros, las petaladas, el bullicio. Desde un balcón alguien ve a una Virgen chiquita, en un trono pequeñito, con un manto simple, con una corona llena de estrellitas. Como si después de escuchar a una orquesta sinfónica todo quedase reducido a unas notas de guitarra. La Virgen de los Servitas desaparece por la calle Granada, bonita, minimalista. Ecos contra las paredes, en mi cabeza, ecos de gente, gente. Y ¿yo?, ¿dónde estoy yo? Cierro los ojos y me pregunto de nuevo. ¿Dónde estoy yo? (En un lateral del escenario aparecen un niño con una bola de cera y un nazareno con su vela. Con las notas de la marcha «Reina de San Román» asistimos a la típica imagen de Semana Santa.

El pregonero abandona el atril y se desplaza hasta donde tiene lugar esta estampa. El nazareno sale. Y el pregonero dirigiéndose al niño, le dice…) :

— Creo que ya se donde estoy. Creo que ya se quién eres. Yo soy tú, y tú eres todos. Y toda la noche me has llevado agarrado de la mano por la Alameda de la memoria y por los estrechos callejones de mis recuerdos a ese lugar donde viven los personajes de este cuento de lunas llenas y pasiones barrocas, de limones con sal y bocas de carmín cuyos cantos nos devuelven el corazón perdido.
(Tras un telón translúcido aparecen en el escenario los personajes del pregón. Todos menos Gregorio. El niño hace mutis por donde entró).
Ese lugar por donde un día caminaron, entre la realidad y la fantasía, hombres y mujeres como Carmen, Vaquerito, Lola, Don Amadeo, Gregorio, o Pablito con su bombo. Y tantos, tantos otros, que plantando un paso al frente se echaron la vida a cuestas y consiguieron encontrar el ritmo de la existencia. Caminemos pues a ese ritmo.
(Pregonero y personajes caminan al frente, estos últimos tras el telón translúcido).
Paso a paso. Sintiéndonos los unos a los otros. Recordando el origen de nuestra identidad, las raíces de lo que somos. Una comunidad que decidió hace mucho tiempo, sabiamente, que esa identidad y esas raíces no se imponen, se comparten. Que, como Don Amadeo, abre las ventanas de par en par porque no siente la necesidad de ocultar el haber sido concebido con trozos de otros pueblos, de otras culturas, de otras gentes. Un montón de almas que cargan sus miserias y sus grandezas con humildad pero también con orgullo. Que no renuncia al progreso, a su capacidad para seguir creciendo en la idea de un mundo más justo. Un pueblo que sabe vivir, pero que también sabe morir.

(Sobre los personajes va disminuyendo la luz hasta que estos desaparecen por completo. La música continúa).

Si, eso es lo que he visto en mis paisanos. Con estos ojos. Eso es lo que respeto y comparto con ellos. He sido testigo de la tradiciones de mi tierra, y desde este escenario pregono a los cuatro vientos sus verdades envueltas en las historias de los personajes de este pregón, que cuando llega la Semana Santa se ponen a las órdenes de su patrón de barco, del capataz que transportando una cruz en su hombro los guía en el camino. Que los aconseja antes de doblar una esquina, de tomar esa doble curva, o de salvar el siguiente obstáculo. «¡Vamos valientes, esos cuerpos arriba, esos cuerpos arriba, con alegría, con alegría, con mucho cariño, con mucho amor. Que al final del camino estarán unos brazos abiertos. Esperando!». Un pueblo que sabe vivir, pero que también sabe morir. Como Gregorio, que en su segundo recorrido por el Camino de Santiago sintió que se le escapaba el aire, que se le agarrotaba el pecho. Los demás detalles de su muerte sólo los puedo imaginar. Quizás vio que los colores de las flores eran más vivos, que el cielo se volvía transparente, que el camino se hacía más grande. No tenía los dedos amarillos, ni la boca roja, ni la frente dorada, pero sueño que cuando a Gregorio se le salió el alma del cuerpo, se tiñó ésta de verde, el color verde de su Esperanza. Pero supo Gregorio que la vida, estaba llena de ciclos. Que el suyo culminaba. Pero los que se quedaban detrás recibirían en su nombre a la primavera. (La marcha «Reina de San Román» termina dando paso al solo de violín de la marcha «Esperanza de Triana»).
Esa primavera que llega y se enreda por el cuerpo como lo hacen los dibujos de los bordados de los mantos de Virgen malagueña. Como las ramas de los arbotantes. Sí, esa primavera, que sube como el humo de las candelerías y caracolea entre las morilleras y las macoyas que ajustan las bambalinas. Ole, ole mi Málaga. Cada uno con su barrio, pero todos juntos bajo el palio de nuestra Andalucía. En mi barrio, una calle. En la calle, una iglesia. En la iglesia, una virgencita. La niña de San Juan. Lágrimas y Favores. Y para Ella esta noche, un regalo.
Un regalo envuelto por las manos de un alma viajera. Un hombre anacrónico y quizá contradictorio. Que batalla con sus propias paradojas. Pero que se ha repetido una y mil veces que un hombre sin raíces no es nada. Un hombre que lucha por quitarse la careta de los miedos. Que pelea esta noche por ser lo que admira, y lo que admiro está hoy frente a mi. Lo puedo ver desde este escenario escrito en vuestros corazones, los corazones de mis hermanos cofrades.

(El pregonero se vuelve hacia la Virgen de Lágrimas y Favores, cuya imagen ha aparecido hace solo unos momentos tras el telón translúcido, y recita para ella un poema):

Desojada callejuela.
Farolillos de hojalata.
Navegando va una Virgen,
en su barquita de plata.
Reman niños marineros
doscientos cantando van,
y en sus versos piropean,
a la niña de San Juan.
Atracan en la placita.
El agua brilla dorada.
Los nazarenos del puerto,
la amarran con su mirada.
Virgencita bailarina.
Lágrimas de mar salada.
Desde el cielo va cayendo,
para ti, esta petalada.

(Al finalizar la poesía una petalada comienza a caer sobre la imagen de la Virgen y en todo el teatro. Termina ésta cuando acaba la marcha, «Esperanza de Triana». El pregonero vuelve a su atril para concluir con las siguientes palabras que serán dichas sobre unos acordes de piano. La marcha «Misericordia»).

Cuando la multicolor cofradía de cofradías, el Resucitado, va haciendo su salida seguido de la Reina de los Cielos, yo también bajo de los cielos californianos y aterrizo en Los Ángeles. Despierto y todavía tengo agarrados los folios, y naturalmente siguen en blanco. Melanie me dice que hablaba mientras dormía. «¿Estabas soñando?» me pregunta.
Le digo que si, que debía de estar soñando. Pero no le cuento sobre qué. No le digo que he estado jugando con un niño que se llama Pablito, no le digo que he ido agarrado del brazo de Carmen tras el Cautivo, ni de que he sido testigo del llanto cantado de Vaquerito, ni de que he ido en el submarino de la Esperanza con Gregorio, o compartido el universo sensual de Lola y sus vírgenes de flores. He de escribir el pregón, y éste saldrá de una gota de cera que nadie ha podido limpiar. Una gota de cera que vi en verano paseando por la calle Larios.
Estaba atrapada entre los zócalos del suelo. Allí ha permanecido desde la primavera. Quizás sea de la vela de Don Amadeo. Pero hoy al verla me recuerda la armonía en el baile de las estaciones, la alegría contagiosa de la ciudad litoral donde nací y soñé, y la enraizada pasión, el éxtasis exuberante de la Semana Santa.
He dicho.

Este Pregón de la Semana Santa de 2011 se terminó de imprimir el día 5 de abril, festividad de San Vicente Ferrer.
Laus Deo

AGRUPACIÓN DE COFRADÍAS DE SEMANA SANTA DE MÁLAGA

Esta entrada fue publicada en Actos de cofradías y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Pregón Semana Santa 2011

  1. Rojo Merlin dijo:

    Cómo me gusta leer estas cosas, ya lo leí cuando me lo enviaste y ahora he vuelto a releerlo.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Rojo Merlin dijo:

    Acabo de darme cuenta que también están los videos, jajaja.
    Saludos.

    Me gusta

  3. el pregon de antonio banderas del año pasado 2011 fue presioso a mi madre y a mi nos puesieron la piel de gallina porque el pregón ha sido maravilloso . y nos gustado muchisimo espero que pregón 2013 sea espetacular como el 2011 etc…
    ANTONIO MANUEL TOMILLERO GONZÁLEZ.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s